JUDICIALES: Rechazan pedido de hábeas corpus a presos federales de Güemes y Cerrillos

La solicitud buscaba favorecer a internos de G emes y Cerrillos.

La Justicia rechazó el pedido de hábeas corpus colectivo a presos federales de Güemes y Cerrillos.
El Juzgado Federal de Salta 2 rechazó el recurso de hábeas corpus colectivo y correctivo, interpuesto a favor de los internos alojados en el Complejo Penitenciario Federal NOA y Unidad Nº 16 de Cerrillos por parte de la defensora oficial Dra. Ana Clarisa Galán Muñoz, quien por medio del oficio solicitaba que se suspendan las prestaciones de trabajos intramuros por parte de los reclusos, pero sin que estos pierdan la correspondiente remuneración durante el período que dure la cuarentena. 
Los internos realizan diversas tareas dentro del penal entre ellas arreglos y limpieza de parques y jardines, lavadero, limpieza y mantenimiento, mientras que otros desarrollan tareas en talleres productivos, por otro lado las mujeres se reparten en elaboración de tejidos, repostería, lavandería, telar, parques y jardines, y mantenimiento. 
Todos ellos reciben un pago por la tarea realizada, sin que esto signifique una obligación.

Servicios esenciales

La medida fue rechazada debido a que se trata de servicios esenciales que no se pueden suspender, es decir no realizar una limpieza, los mantenimientos, la comida, el lavado de ropa entre otros, sería incrementar los riesgos de salubridad, que es justamente lo que se busca evitar, por lo tanto se haría necesario contratar gente de afuera, eso incrementaría el tránsito de personas en el penal, lo que aumentaría significativamente el riesgo de contagio del coronavirus, es decir que las consecuencias de una suspensión de las tareas de los detenidos, sería muy negativa, a esto se le debe sumar el gasto que le generaría al Servicio Penitenciario el tener que contratar estos servicios. 
Por lo tanto se aconseja no suspender los servicios y las actividades que llevan adelante los presos, que se incrementen las medidas de seguridad respetando los protocolos ya dictaminados, como evitar la aglomeración de personas, el uso de barbijos, la provisión de alcohol en gel, elementos de limpieza y guantes, algo que fue corroborado por las autoridades de que sí se cumple, además de la continuidad en el cobro de la correspondiente remuneración por la tarea realizada.

Demandas de los presos

No es la primera vez que los reclusos de la Cárcel Federal de General Güemes realizan una demanda con respecto a las tareas que llevan adelante, exigiendo el respeto a sus derechos laborales.
Dos años atrás, tuvo lugar una huelga de hambre, por medio de la cual los detenidos solicitaron a las autoridades del Servicio Penitenciario que se les reconozcan las horas no trabajadas debido a una enfermedad, o porque tuvieron que asistir a una audiencia solicitada por el juez que entiende la causa.
 El sistema de trabajo dentro de la cárcel es de horas trabajadas horas pagadas, lo cual significa que si un recluso se ve afectado por una enfermedad y no se presenta en su puesto de trabajo, entonces esas horas no las cobra. 
En esa oportunidad la Justicia dejó en claro que un recluso no es un trabajador, sino una persona que se encuentra purgando una condena, por lo tanto no lo asisten las leyes laborales, tampoco se trata de una obligación de trabajar sino de una opción, si realiza la tarea se le computan las horas, si por el contrario y por el motivo que sea no asiste a su lugar asignado, entonces esas no horas no     cuentan.