SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

Gral. Guemes: MARCHAN PIDIENDO JUSTICIA POR DANIEL YARI


El motociclicsta fue arrollado por una conductora ebria que quedó libre

El pasado 21 de septiembre, Daniel Yari, de 31 años, circulaba en su moto 150 cc alrededor de las 6 de la mañana sobre ruta nacional 34, con dirección a su trabajo en una empresa instalada en el Parque Industrial de Guemes.
Por el contrario, Silvina Rodríguez, de 45, venía de festejos con otras personas en su automóvil Corsa color gris, muy cerca del acceso sur a la ciudad, en un sector conocido como El Codito.
Silvina realizó una extraña maniobra y se cruzó al carril por donde se trasladaba Yari, lo que derivó en un impacto de frente contra la moto que circulaba en sentido contrario. El infortunado trabajador golpeó con su cabeza el parabrisas del automóvil y cayó pesadamente al pavimento.
Fue derivado de urgencia al hospital Joaquín Castellanos, donde perdió la vida, mientras que la conductora del Corsa se dio a la fuga junto a las personas que la acompañaban. Silvina fue detenida horas después en una vivienda del barrio Naranjito, el test de alcoholemia le dio positivo con 2,49 grados de alcohol en sangre.
Silvina permaneció detenida pero, sin embargo, la jueza de Garantías María Edith Rodríguez, quien en principio había dictaminado la prisión preventiva, cambió su fallo y liberó a la mujer, dejándola al cuidado de un hermano suyo de nombre Ascencio.
Este fallo causó un gran malestar entre los familiares y amigos de Daniel Yari, dado que la acusada tenía muchas posibilidad de quedar con prisión efectiva debido a que se encontraba muy alcoholizada, además se dio a la fuga, lo que marca una clara evidencia de no querer colaborar.
Hubo mensajes de repudio por las redes sociales y se programó una marcha en contra de la decisión adoptada por la jueza Rodríguez y para pedir justicia.
La marcha se programó para el lunes lunes 12, pero una fuerte tormenta que cayó solo por algunos minutos, aunque se mantuvo amenazante con chaparrones aislados durante toda la noche, obligó a suspender la medida de protesta y fue pospuesta para el miercoles a las 20.
"No entendemos por qué la jueza la dejó en libertad. Mi marido merece que se haga justicia, ella dejó una familia destrozada, con una nenita de cinco años que pregunta todos los días por él. Ella no tiene un domicilio fijo, no vive en Gemes, creen que es de Orán, ahora se va a San Lorenzo a cuidado de su hermano, todo muy fácil para esta mujer. Tenemos entendido tiene una enfermedad que necesita de medicación constante", dijo Jorgelina Acosta, esposa de Yari.

ESPACIO PUBLICITARIO