SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

Gral. Guemes: El Ingenio San Isidro se comprometió a eliminar los malos olores



La comuna citó a los propietarios del Ingenio para tratar un tema ambiental. Los olores que libera la producción del azúcar generan gran malestar en la comunidad

Gral. Guemes: Propietarios y técnicos del Ingenio San Isidro mantuvieron una reunión el lunes con la intendenta de Guemes, Alejandra Fernández, y la directora de Medio Ambiente, Teresita Barrionuevo, a fin de brindar información sobre las acciones proyectadas para el corto y mediano plazo para erradicar completamente los malos olores que son liberados durante el proceso de producción del azúcar, lo que genera un gran perjuicio y malestar en la comunidad guemense.
A las pocas semanas de la reapertura del Ingenio Azucarero, los malos olores que lamentablemente son característicos en zonas cercanas a una fábrica de azúcar comenzaron a inundar la ciudad de Guemes, pero en esta oportunidad con una particularidad: el olor percibido es comparado a los emanados de una cloaca, muy distinto a aquel olor de dulce concentrado que también es poco soportable pero al que los lugareños estaban un poco más acostumbrados.
En horas de la noche el olor ingresaba a las viviendas y por su densidad quedaba atrapado en su interior, haciendo pensar a los habitantes de la ciudad que se trataba de alguna falla en su baño o problemas con las cañerías.
"Me cansé de mirar y buscar por toda mi casa el origen de ese olor, pero parecía no tener un origen específico. Solo conversando con mis vecinos me di cuenta de que no era en mi casa, que venía del exterior pero no sabemos de dónde", manifestó la semana pasada Mirta una vecina de barrio Los Olivos.
La gran pregunta quedaba sin responder, pero existían algunas versiones que apuntaban al ingenio San Isidro como el responsable.
Debido a los constantes reclamos por esta situación, la Municipalidad realizó sus propias investigaciones sobre las razones del insoportable olor.
El origen
No fue muy difícil notar que el olor provenía de una acequia de riego conocida como El Codito, que pertenece al ingenio, y que separa la zona urbana de la ciudad de los campos cultivados con caña de azúcar hacia el sur. Por esa acequia estaban siendo eliminados los productos químicos utilizados para la fertilización de la caña de azúcar y al pasar tan cerca de la ciudad el olor invadía las casas.
"Lo positivo de esta reunión es que la empresa está demostrando su interés por solucionar los inconvenientes que su producción pudiera estar ocasionando. Los dueños del ingenio, junto a su personal técnico, se acercaron a escuchar nuestros requerimientos para tratar de realizar un reajuste. Digo reajuste porque la empresa ya mostró un avance con la recanalización de los desechos de los productos fertilizantes. Hubo una reapertura de otros canales un poco más alejados del ejido urbano, lo que disminuyó considerablemente los olores en la ciudad", explicó la Ingeniera Barrionuevo luego de la reunión.
Entre los requerimientos de la comuna, la prioridad es eliminar completamente los malos olores. Para ello hubo un compromiso de enviar por escrito las medidas que van a adoptar para terminar definitivamente con este problema.
"Ellos (por los responsables del ingenio) van a dar a conocer las medidas a adoptar a mediano y largo para terminar definitivamente con este problema. Decimos a mediano y largo plazo porque la medida para lo inmediato ya fue implementada con la recanalización", explicó la funcionaria.
Y agregó que "se le solicitó a la empresa un tratamiento de sus residuos, tanto de cachaza como de bagazo, en el lugar, que no es más que una laguna donde se puedan estabilizar esos productos antes ser liberarlos. Eso como una acción a mediano plazo, mientras que una acción a largo plazo sería el uso de abono orgánico. Estas medidas serían las soluciones definitivas a estos problemas que impactan en la sociedad", declaró Barrionuevo.
Con este acercamiento de los empresarios del azúcar comenzó a gestarse una relación que podría ser beneficiosa en lo laboral y lo ambiental. "Con este juego de exigencias por parte del municipio y de respuestas por parte de la empresa estamos viendo el crecimiento de un círculo virtuoso con importantes beneficios en lo laboral, por lo que la empresa representa, y en lo ambiental, por el cuidado de nuestro ambiente", agregó la ingeniera.
"Pudimos observar a lo largo de esta semana una gran predisposición de los empresarios. Están muy abiertos al diálogo; sin embargo, seguiremos pidiendo respuestas. Por lo pronto queremos llevar tranquilidad a la comunidad sobre la preocupación por los malos olores que los estaban afectando", dijo.
La ingeniera Barrionuevo también anticipó que los controles sobre posibles impactos negativos en el ambiente se extenderán a todas las empresas que desarrollan sus actividades en el municipio, como aquellas instaladas en el Parque Industrial. "No debemos perder de vista que hay otras empresas que llevan adelante sus actividades por esta zona en el ejido urbano, por lo que debemos ampliar nuestro campo de acción", finalizó.

ESPACIO PUBLICITARIO