SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

Una multitud de salteños renovó su pacto de fidelidad con el Milagro y las imágenes regresaron a la Catedral

15 DE SEPTIEMBRE 2018 - 22:19 Más de medio millón de personas participaron de la procesión en honor al Señor y Virgen del Milagro por las calles de la ciudad, en cuyo marco el arzobispo Mario Cargnello llamó a "suprimir las grandes desigualdades sociales". 

Foto: Jan Touzeau. 

Apenas pasado el mediodía, el centro de la ciudad de Salta comenzó a vivir el tiempo cúlmine del Milagro. En la plaza se encontraron quienes querían estar lo más cerca posible del Señor y la Virgen del Milagro, mientras que el resto del macrocentro comenzó a cambiar con los cortes de calle y a cubrirse de caminantes que cargaban a sus pequeños vestidos de ángeles.
En los barrios, las paradas de los colectivos se colmaron de pasajeros, que esperaban llegar a tiempo para seguir a las imágenes en su tradicional recorrido. 


Foto: Andrés Mansilla.

Foto: Andrés Mansilla
La plaza 9 de Julio se cercó y se desplegaron efectivos de la Policía de la Provincia sobre las calles linderas a la Catedral. A través de las pantallas ubicadas en los laterales de la nave central del templo, se podía ver cómo la plaza se llenaba de creyentes.
La gente comenzó a rezar el rosario comenzó antes de la salida de la Cruz Primitiva, a las 15,15. Emocionados, los fieles participaron de esta tradicional ceremonia, mientras que aquellos que no pudieron llegar hasta el templo tuvieron la posibilidad de vivir la transmisión en vivo. 

Foto: Javier Corbalán.

De acuerdo al cronograma previsto, la imagen de la Virgen del Milagro salió de la Catedral y recibió el saludo de miles de pañuelos blancos en la plaza, a las 15,45. Fueron los Guardianes de la Virgen los encargados de cargarla sobre sus hombros, como se hace habitualmente, y colocarla sobre el sistema de grúa que permite trasladarla hasta el monumento 20 de Febrero. 
La imagen estuvo rodeada de una veintena de mujeres católicas de distintas congregaciones. El intendente Gustavo Sáenz, junto a una comitiva de funcionarios municipales, participó de lo que se denomina “guardia de honor” a la Virgen, que avanzó por Zuviría hasta Belgrano seguida por cientos de creyentes que llevaban las réplicas de la imagen, mientras seguían rezando el rosario. 



A las 16,30, la plaza ya se mostraba multicolor por los paraguas que protegían del sol a los devotos. Pero de nuevo se tiñó de blanco cuando los fieles saludaron con sus pañuelos la salida del templo del Señor del Milago. Los ojos de los peregrinos se cargaron de lágrimas, mientras los miembros del coro entonaban el himno acompañados por la Banda de Música de la Policía.


Sobre la calle España, la custodia oficial de la imagen avanzaba junto al arzobispo Mario Cargnello y Gabriel Barba, obispo de la Laferrére. Atrás del Cristo se ubicaron el gobernador JUAN MANUEL URTUBEY, su esposa e hija; el senador nacional Rodolfo Urtubey y representantes de la Legislatura provincial. Los siguieron los creyentes, una vez que la Policía abrió el paso por Zuviría.


Foto: Federico Medaa

"A tus pies, Señor del Milagro" es la jaculatoria que acompañó al Cristo crucificado, que apareció entre repiques de campanas que se escuchan en lo que se llama "el sonido del Milagro" y la sirena de El Tribuno. Los pañuelos se consideran oraciones al igual que las flores de las coronas que hacen la base de ambas imágenes centrales y cuyos claveles han sido dados con una intención cada uno por el pueblo de Salta para la intercesión celestial, blancos para la Virgen y rojos para Cristo.

Antes de formular el Pacto al Señor y la Virgen del Milagro, el arzobispo de Salta, Mario Cargnello solicitó "pidamos perdón como remedio capaz de traer vida nueva".  "Los cristianos tenemos hoy una misión de particular fuerza en nuestra Patria que espera nuestro respeto a aquella ley que el Martín Fierro expresa: los hermanos sean unidos, tengan unión verdadera", expresó.  Luego interpeló "cómo experimentar este llamado junto a este Monumento que recuerda el gesto del general Manuel Belgrano que aquí quiso que fueran enterrados realistas y patriotas, como signo de ni vencedores ni vencidos, hermanos".


Luego, todos los salteños renovaron el pacto de Fidelidad que juraron a sus santos patronos desde 1692 cuando la ciudad fue salvada de los terremotos por un acto de fe y se realizó la primera procesión del Señor del Milagro, que se repite desde ese año cada 15 de septiembre sin interrupción. 


Foto: Andrés Mansilla

El emotivo reingreso de las imágenes al templo fue cerca de las 20 previo a lo cual Cargnello hizo una especial mención a los tripulantes del desaparecido ARA San Juan y a las víctimas de los accidentes de tránsito, incluidas las recientemente fallecidas en El Galpón. Allí también agradeció a la comunidad educativa por su participación en el Milagro en un año marcado por la decisión de la Corte Suprema de Justicia de prohibir el dictado de religión en escuelas públicas en el horario curricular. Pañuelos blanco y banderines agitados en lo alto, lluvias de pétalos de flores y el tañido de las campanas de la Catedral sirvieron para saludar y despedir a las sagradas imágenes después de su recorrido por las calles de la ciudad. 



Fuente: EL TRIBUNO DE SALTA EDICIÓN DIGITAL 

ESPACIO PUBLICITARIO