SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

"Quieren verme muerta", dijo Milagro Sala



La dirigente social pasó su primera noche en la cárcel federal de Güemes y al llegar al recinto apuntó al juez residual

La dirigente social MILAGRO SALA pasó su primera noche el Complejo Penitenciario Federal III de la ciudad salteña de Güemes y llegó ayer alrededor de las 15.30 a la sala de audiencias del Palacio de Tribunales para la quinta audiencia del juicio conocido como "Pibes Villeros".
Milagro Sala permanece desde el martes a la noche en la cárcel Federal de Güemes tras ser revocada la prisión domiciliaria.
Ingresó al recinto custodiada por tres efectivos federales, "Buen día!, Buen día!", dijo y cruzó todo el recinto para ocupar su silla.
Antes de ocupar su lugar, Sala se dirigió al público y a la prensa y gritó: "Quieren verme muerta". Además apuntó al juez de Instrucción Causas Ley Pablo Martín Pullen Llermanos, quien le revocó la prisión domiciliaria el martes a última hora y gritó "Pullen asesino".
Sobre los testigos
El relato de Elizabeth Soto, una de las testigos propuesta por la Fiscalía de Cámara que declaró ante el Tribunal en lo Criminal Nº 3, fue uno de los más confusos en la jornada de ayer. Manifestó que trabajaba en cooperativa Libertad, que presidían las hermanas Condorí (dos de las treinta imputadas en la causa) y que tenía lugar de residencia en la ciudad de Palpalá.
Manifestó que cobraba horas de Capacitación a cambio de cumplir distintas tareas en la sede palpaleña, entre las que destacó que tenía que cocinar para las hermanas Condorí.
En otro tramo de su relato, Soto dijo que en varias oportunidades fue obligada por las Condorí a cobrar unos cheques en una entidad bancaria, por un valor de 50 mil pesos cada uno y que inmediatamente le entregaba el dinero a las mujeres ahora imputadas en la causa.
Elizabeth Soto había solicitado declarar sin la presencia de Milagro Sala, Graciela López, María y Adriana Condorí en el recinto porque les tenía miedo. Luego relató que denunció a las hermanas Condorí en febrero de 2016, porque ella había cobrado en varias oportunidades dinero, pero le había entregado todo a las Condorí.
La testigo empezó a entrar en confusiones y terminó declarando que realizó una denuncia en la sede de Fiscalía del Ministerio Público de la Acusación y que una secretaria escribía y que luego se la hicieron firmar, además mencionó que el mismo procedimiento lo realizaron otras 20 o 25 personas.
El representante legal del Alberto "Beto" Cardozo, Juan Ángel Cabezas no tardó en pedir al Tribunal que se revea esta declaración y fundamentó su pedido atendiendo que en sede de Fiscalía no se deben redactar denuncias, sino recepcionarlas y darles trámite investigativo.
Además el abogado solicitó las suspención de la audiencia y pidió que este tema sea tratado con la celeridad que se hizo la semana pasada, cuando el testigo palpaleño Américo Celestino Romay (61) fue denunciado y detenido por falso testimonio.
Esta observación iba a ser resuelta por el Tribunal en lo Criminal Nº 3 al término de la audiencia, que al cierre de esta edición continuaba recepcionando más pruebas testimoniales.
La otra testigo que prestó declaración fue Gisel Méndez, también oriunda de la ciudad de Palpalá y perteneciente a la cooperativa de trabajo Libertad, de las hermanas Condorí.
Méndez, al igual que Soto solicitó declarar sin la presencia en el recinto de Sala, López y las Condorí, manifestando tenerles temor y además dejó sentado que su único interés en la resolución de esta causa, es que se haga justicia.
La audiencia continúa esta jornada a partir de las 14.30, en el Salón "Vélez Sarsfield" del Palacio de Tribunales.
La defensa de Sala pidió en el debate que el Tribunal intervenga en la revocatoria de prisión domiciliaria del juez Llermanos.
 Seguirá detenida en el penal de Güemes
SALÓN “VÉLEZ SARSFIELD”. DONDE SE CELEBRÓ UNA NUEVA AUDIENCIA POR EL DEBATE ORAL.

Milagro Sala volvió a ser trasladada a Complejo Penitenciario Federal III de la ciudad salteña de Güemes y mediante la prensa de la organización barrial Tupac Amaru, se supo que desde ayer inició una huelga de hambre seca, manifestándose en contra de la resolución que revocaba su prisión domiciliaria.
Algunos de los fundamentos que el juez de Instrucción Causas Ley Pablo Martín Pullen Llermanos detalló en la resolución, tienen que ver dos episodios puntuales que protagonizó Sala la semana pasada.
Cabe recordar que el martes de la semana pasada, Sala fue trasladada de urgencia desde su casa de la ciudad de El Carmen, por personal del Same al hospital “Pablo Soria” en “estado de somnolencia” y luego se supo que ingirió varias pastillas somníferas.
Una vez alojada en una sala del nosocomio local, el jueves de la semana pasada, se habría rehusado a volver a la audiencia al Palacio de Tribunales y entre gritos y llantos rompió un vidrio, intentó lastimarse con un pedazo y destruyó uno de los equipos del hospital.
Ante esto, el fiscal de Investigación Aldo Lozano inició actuaciones sumarias por los destrozos de bienes públicos y en los próximos días, es probable que sea imputada.
Estas cuestiones fueron algunos episodios que llevaron a que el juez residual revoque su prisión y ordene su alojamiento en una unidad penal.
Sala está detenida por tres causas, una de ellas la “balacera de Azopardo”, ocurrido en 2007 y acusada de homicidio en grado de tentativa y las otras causas tienen que ver con la malversación de fondos públicos, conocidas como “Megacausa” y “Pibes Villeros”.

ESPACIO PUBLICITARIO