SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

REPRIMEN A NIÑOS DE UNA COMUNIDAD WICHI




Hora | La policía de Formosa está reprimiendo a la comunidad Wichi del barrio 50 Viviendas. Hay niños y mujeres heridas, uno de los menores fue hospitalizado y se encuentra grave, las mujeres aún no recibieron atención médica.
A 12 días de la brutal represión policial a la comunidad Wichi de 50 Viviendas, desde la Gremial de Abogados solicitan la difusión de una nueva represión que está teniendo lugar en estos momentos en el barrio, en Ingeniero Juárez, Formosa. Esta vez, más de 100 efectivos ingresaron fuertemente armados, disparando a mansalva contra los integrantes de la comunidad.
Nos llaman los compañeros desde Formosa, no se los escucha de los tiros” relatan los abogados.
Se confirmó la existencia de niños y mujeres heridas, y de detenciones por parte de las fuerzas.
Facundo Agüero, de trece años, fue baleado en la cabeza. En medio de la represión, su hermano pudo socorrerlo y trasladarlo primero a otro barrio, y de allí se dirigieron a la sala y posteriormente al Hospital de Ingeniero Juárez“. El menor se encuentra grave y lo acompaña uno de sus hermanos y su cuñada.
Las fotos a continuación dan muestra de la brutalidad policial desplegada sobre los menores.
Otro de los mensajes recibidos desde 50 Viviendas relata los hechos ocurridos a medianoche:
Más de cien policías rodeando el barrio. Vigilan la entrada del mismo y evitan que los wichi salgan siquiera al patio de sus casas. Los compañeros se están comunicando por celular. Algunos no tienen crédito o usan celulares sin cámara. Las cuatro mujeres baleadas están en una casa adelante del barrio, sin celular con cámara, y muy cercanas a la vigilancia policial. No hay nadie que pueda ir a asistirlas todavía“.
El problema entre el gobierno de Infrán y la comunidad Wichi de 50 Viviendas data de más de 10 años. El barrio se erigió en tierras comunitarias donde antes funcionaba el ICA – Instituto de Comunidades Aborígenes de Formosa. La provincia firmó un acuerdo para trasladar el ICA a la capital, y el gobierno prometió construir allí viviendas para efectivos municipales y de las fuerzas policiales. Al conocerse que se serían desalojados, la comunidad Wichi organizó una toma pacífica y le ofreció al gobierno de Insfrán retirarse a cambio de una sesión de tierras o viviendas en algún otro lugar de la provincia, donde pudieran establecerse con sus familias.
Los Wichis explican que durante estos años, el gobierno local mantuvo una actitud tendiente a criminalizar a la comunidad, especialmente a los más jóvenes, quienes denuncian armado de causas y judicialización de sus referentes.

ESPACIO PUBLICITARIO