SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

Gral. Guemes: Reclamo por los problemas de la Escuela Tavella




Un niño recibió una descarga eléctrica y aún no arreglan las instalaciones.

Un grupo de 30 mamás de alumnos pertenecientes a la escuela Monseñor Roberto Tavella de la ciudad de General Güemes decidió salir a la ruta para manifestarse en contra de la falta de respuesta por parte del Gobierno provincial al pedido de recambio del sistema eléctrico de todo el establecimiento educativo. Planean tomar simbólicamente el edificio e impedir la entrada de los docentes.
El pedido, que demanda una solución en forma urgente, cobró fuerza cuando un alumno de segundo grado fue alcanzado por una pequeña descarga eléctrica que le hizo salir humo de los cabellos.
Esa situación, sumada a otras denuncias que hubo durante el período lectivo del año anterior, fue suficiente como para que los padres se pusieran firmes en exigir una solución definitiva al lamentable estado de los cables de distribución eléctrica, que ponen en riesgo a toda la comunidad educativa.
Tuvieron una primera respuesta el pasado lunes con la presencia de personal del Ministerio de Educación, luego de una reunión mantenida entre las partes, se llegó a un acuerdo para suspender las clases mientras duren los trabajos, que darían inicio en forma inmediata.
"Para nosotros inmediato era el mismo martes, sin embargo nos enteramos de que ni siquiera el presupuesto presentado fue aprobado, eso significa que esta semana no habrá nada, por esa razón salimos a la ruta, no nos gusta que nuestros hijos estén sin clases", dijo Ely Sánchez, presidente de la Comisión de Padres.
Y agregó que "si accedimos a perder 20 días fue por el peligro que corren en la escuela, y porque consideramos que es la única manera de que el Gobierno se mueva, pero queremos que regresen a clases lo antes posible".
Los papás se juntaron alrededor de las 16 en la escuela y de allí marcharon hacia la ruta portando carteles que hacen referencia a los motivos de la protesta.
"Fue mi hijo quien recibió la descarga, por suerte no le pasó más que eso, pero le quedó una pequeña ampolla en la cabeza y los cabellos chamuscados. Y eso que no llegó a tocar la columna, sin embargo igual recibió una descarga. Cuando le pregunté qué sintió me dijo que una cosquilla por todo el cuerpo. Recordar eso me hace estremecer porque pienso que podría haber sido peor", manifestó Claudia Arrieta, la mamá del niño afectado.
Dos horas después de iniciada la protesta, los papás se retiraron a sus hogares. Y antes de retirarse quedaron de acuerdo con realizar una toma simbólica de la escuela en la jornada del jueves, impidiendo el ingreso de los docentes.
"Debemos tomar medidas extremas para que nos escuchen. Espero que las personas afectadas sepan comprender nuestro temor y nuestra necesidad. La electricidad puede matar", expresaron los manifestantes.

ESPACIO PUBLICITARIO