SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

Vamos a tener un Verano con lluvias, influenciado por el Fenómeno La Niña




Los cambios bruscos del tiempo son una anomalía para el registro histórico. Será una estación templada, con lluvias en los valles secos y en la Puna. A prepararse.
En estos últimos días, el tiem­po nos ha venido dando sorpresas a los salteños, con arcos de diferencias abrumadoras: jornadas con calores que hacen difícil respirar, cambian com­pletamente con temperaturas que obligan de urgencia a sacar prendas abrigadas del ropero. Según los expertos, Argentina es uno de los países más afectados por el calentamiento global, y el NOA tendrá severas consecuencias. Según el informe “Modelos climáticos” del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA- Conicet), en los últimos 50 años el aumento promedio de las temperaturas en el país al­canzó medio grado. “Las tendencias muestran una mayor frecuencia de olas de calor en el norte y este del país, y una disminución de las heladas en la Patagonia”, destaca Carolina Vera, investigadora del centro, docente de la UBA y miembro del IPCC. “Una de las regiones que más se calienta es el noro­este, que ya tiene temperaturas elevadas. Pro la magnitud del cambio está proyectada para ser una de las más importantes del planeta”, remarcó Vera. ¿Caídas de temperatura? El climatólogo salteño Ignacio Nieva explica que la primavera “es una estación de transición, caracterizada por estas oscila­ciones interdiarias.
Sucederá hasta que el aire se humedezca por el vapor de agua, que es el gran moderador de la temperatura: no deja que ascienda mu­cho, tampoco que descienda bastante. Lo que sucede, en general, en noviembre. Ahora, podríamos decir que las variaciones están mostrándose su­periores a lo normal. Donde más se perciben es en las temperaturas mínimas porque afectan a la gente. Ayer, por ejemplo, hubo una mínima de 5º, cuando el promedio del mes es de 11º. He hecho un análisis desde los primeros días de octubre y después de casi dos años en que las temperaturas mínimas estaban por arriba de los valores promedios, se mostraron por debajo. El seguimiento lo hice desde septiem­bre de 2015 hasta setiembre de 2017. La pregunta es si se trata de un comportamiento de la atmósfera o porque el lugar de medición, el Aeropuerto, está rodeado por la urbanización”, dice Nieva.
Consultado si en este verano habrá, como anunc­ian páginas especializadas de la internet, una estación de muy altas temperaturas en el NOA, Nieva aclara: “Hay un factor decisivo en el comporta­miento del tiempo en la región -el clima es otra cosa-: la temperatura superficial del océano Pacífico. Cuando está por encima del valor medio, produce el fenómeno de El Niño, y cuan­do está por debajo, el de La Ni­ña. Según las estadísticas, cuando hay Niño habrá un ve­rano muy cálido y lluvioso. Pero el último informe de octubre señala que para este verano, según la temperatura superfi­cial del Océano, tendremos La Niña. Si es así, en realidad tendríamos que esperar un verano más fresco, con lluvias en la región de la Puna y los valles se cos”, aclaró el climatólogo. Junto a sus datos, que consulta a diario, está un mapamundi. “No me quiero olvidar de las dimensiones de los océanos y de su influencia en el clima continental”, dice, asentando sus afirmaciones en la simple y dedicada observación diaria de nuestro clima.
El clima como algo que vive
Registro de los últimos 50 años
Según los estudios, en los últimos 50 años la temperatura del país su­bió medio grado y en la Patagonia 1º. Esto produce consecuencias en la frecuencia e intensidad de las lluvias.
El NOA, mucho más caliente que el resto
En el NOA, la tempera­tura media se incremen­tó en 0,6º. Subieron las temperaturas invernales y los de fenómenos ex­tremos también se han incrementado. 
Influencias diferentes de Niña o Niño
“Estadísticamente, cuando se da El Niño, llueve mucho en el NOA y poco en el resto del país. Y sucede al contrario cuando el fenómeno es el de La Niña”, dice Nieva.
¿Creer o no en el cambio climático?
“Algunas cosas provo­can risa, como si las personas ‘creen o no’ en el cambio climático. Los investigadores analizamos un evento, lo que tiene un margen de incertidumbre”. 

ESPACIO PUBLICITARIO