SOMOS EL PORTAL DE GUEMES

Cuatro choferes drogados llevaban chicos a Bariloche




Fueron detenidos en Bahía Blanca durante un operativo que se realizó por pedido de los padres. Llevaban 300 alumnos en cinco micros. Se detectó que habían consumido cocaína.

La escala imprevista fue en plena noche al borde de la ruta nacional 3, a la altura del kilómetro 701. Móviles policiales, agentes de tránsito e inspectores viales salieron al cruce de los cinco micros que habían partido a la mañana de Buenos Aires y acababan de realizar una parada técnica en la terminal de Bahía Blanca. Hacia allí tuvieron que regresar minutos después, tras comprobarse que a cuatro de los diez choferes que iban a bordo, les había dado positivo el test de consumo de drogas que en esta ciudad se realiza rutinariamente desde hace 15 meses. Con quienes estaban en condiciones de conducir, el contingente de unos 300 chicos del Colegio Nacional Buenos Aires, ya de madrugada, retomó viaje hacia Bariloche, su destino tan soñado. Atrás, en una escala inesperada para ellos, dejaron a los cuatro conductores, que ayer debieron dar explicaciones ante la justicia municipal de faltas bahiense.
El examen arrojó que habían consumido cocaína, aunque los choferes lo negaron. Sin embargo, “dieron una explicación, sobre por qué el test les dio ese resultado” explicó a Clarín una fuente del juzgado. Los conductores habrían dicho que masticaron hojas de coca, para paliar los efectos del largo viaje, entre los que mencionaron fatiga, dolores musculares y pérdida de lucidéz. “Se trata de una falta grave y por tratarse de profesionales puede llevar al retiro de su licencia por 10 años”, explicó el juez Ricardo Germani, del juzgado 1. Hoy, junto a su par Gabriel Nardi, del juzgado 2, podrían disponer otras medidas para avanzar con el proceso contravencional abierto a los conductores que se movilizaban en unidades de la compañía Plusmar y realizaban un servicio para la agencia Baxtter, que en su sitio de Facebook se presenta como una empresa de turismo Premium para jóvenes.
El equipo de control, denominado Drager Drug Test 5000, fue incorporado por la guardia urbana municipal de Bahía Blanca en julio del año pasado y permite, con una simple muestra de saliva del conductor, conocer en el acto si consumió alguna droga prohibida. Puede detectar hasta seis tipos de estupefacientes y desde que se implementó, marihuana y cocaína, encabezan el ránking de las más halladas. El aparato no constata la forma de ingesta, ya sea por vía nasal, oral o intravenosa ni la cantidad consumida.
Previamente a ese análisis, los diez choferes habían sido sometidos al examen de alcoholemia de rigor y en todos los casos, el resultado dio negativo. Para consumo de alcohol, la Ley de Tránsito exige que los conductores del transporte público tengan 0 gramos de alcohol en sangre y para el resto de los automovilistas habilita a manejar con una cantidad menor a 0,5. Pero, para estupefacientes, su mera detección determina la imposibilidad de continuar conduciendo y el retiro del carné habilitante. “La tecnología permite detectar la presencia del producto y lo asimila a conducir vehículos bajo la acción de estupefacientes prohibidos” explicó el juez Nardi, quien agregó que en este caso la responsabilidad sería mayor, al tratarse de un transporte público de larga distancia.
Cuatro choferes de micro que llevaban contingentes de chicos a Bariloche fueron obligados a dejar el viaje por consumo de drogas.
Cuatro choferes de micro que llevaban contingentes de chicos a Bariloche fueron obligados a dejar el viaje por consumo de drogas.
El operativo de tránsito, realizado sobre las 23 del miércoles, no fue de rutina y estaba preparado. “Hace una semana, un padre se comunicó por teléfono con nosotros y solicitó un control en la parada que los micros iban a hacer en la ciudad para el recambio de choferes” reveló Mauro Plaide, director de la guardia urbana municipal.
BAHIA BLANCA 
Al llegar el contingente a Bahía Blanca, los inspectores se contactaron con algunos familiares que acompañan a sus hijos en el viaje y coordinaron la intervención que se desarrolló en la salida de la ciudad hacia el sur, junto a la policía y la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

“Nuestra actuación fue netamente preventiva” remarcó Plaide y en el mismo sentido se refirió Nardi sobre la actitud de los padres. “En ese viaje, la empresa que los transporta, lleva a lo más preciado para ellos que son sus hijos. Por lo que haberlo podido hacer preventivamente y no haber tenido que actuar ante un hecho consumado, le da un plus” agregó el juez. w

ESPACIO PUBLICITARIO