VIVIENDAS: Salta, Expectativas por las 1.600 casas que se construirán con un régimen mixto

Se trata de unidades habitacionales que se harán en Salta a través de un sistema con la participación del Estado e inversores privados.
Para conocer los alcances del programa la Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios de Salta invitó al director de Nuevos Desarrollos de Vivienda del Ministerio del Interior, Marcelo Busellini. En los salones del hotel Sheraton, el jueves a la tarde, el funcionario ofreció una disertación y evacuó todas las consultas de los empresarios. Hubo una nutrida concurrencia, lo que puso en evidencia el enorme interés que despertó el programa de marras que se denomina Conjuntos Urbanos Integrados (CUI). Busellini sostuvo que se trata de un sistema de mixtura social que apunta a que en un mismo proyecto urbanístico "haya beneficiarios de distintos segmentos sociales". Al término del debate se advirtió una sensación de optimismo por parte de los desarrolladores salteños en cuanto al éxito de las futuras operaciones. "El programa es interesante y si se ajustan algunos detalles, creo que varias empresas se pueden sumar", expresó a El Tribuno el secretario de la Cámara de Desarrolladores, Jonás Veccar Varela.
Busellini señaló que el CIU contempla tres variantes de viviendas. La primera corresponde a las viviendas sociales de 55 metros cuadrados, valuadas en 1.100.000 pesos, las que se construirán con financiamiento de entre un 20 y un 40 por ciento por parte del Estado. La segunda son unidades valuadas en $ 1.650.000, con un financiamiento del 40 al 80 por ciento otorgado por el Banco Nación. En ambos el programa contempla que las viviendas se construirán en terrenos que pone el inversor y que en todos los casos los beneficiarios deben cumplir con los mismos requisitos del Procrear: no deben poseer otras propiedades. Además, Busellini especificó que para el primer caso pueden acceder familias que tengan ingresos de hasta dos salarios mínimos ($16.000) y para el segundo, de dos a cuatro salarios. El tercer ítem está destinado para las denominadas demandas libres. "En este caso no habrá financiamiento de ninguna índole y todo correrá por cuenta del inversor", indicó el funcionario.
Aporte de los gremios
Busellini sostuvo que esta nueva generación de oferta bajo asociación pública-privada incluye a los desarrolladores inmobiliarios y a organizaciones sindicales y contempla financiamiento internacional. Como muestra de que las cosas están bien encaminadas, el expositor destacó que hace dos semanas le entregaron al Instituto de la Vivienda de Salta habilitaciones para licitar 1.600 viviendas con esta modalidad. "Dado el entusiasmo que hubo la Cámara de Desarrolladores me invitó para explicarles los alcances del programa, demostrando con ello el interés que hay", destacó.
"Necesitamos un millón y medio de viviendas nuevas y otras tantas que requieren ser refaccionadas. Eso involucra a doce millones de personas, tomando en cuenta que el promedio por hogar es de cuatro personas", dijo. Y agregó: "Solo para cubrir el déficit que se va generando año por año hace falta construir un promedio de ciento veinte mil viviendas por año". Frente a lo expuesto, el titular del programa reconoció que en las actuales condiciones es imposible que el Estado pueda responder a esa demanda y que para ir paliando esta situación el Ministerio del Interior puso en marcha el programa mixto con intervención del sector privado.
"El ministro Rogelio Frigerio acaba de acordar con la Mesa Sectorial la construcción de cien mil viviendas. De hecho, hoy ya hay sesenta mil en construcción y otras cuarenta mil van a surgir de las distintas fuentes de financiamiento nacional e internacional", anunció. Busellini estimó que a fines de 2018 la mayoría de esas unidades habitacionales van a estar entregadas.

Zorpudes: “La gente tiene ahora otra opción”

El titular del IPV dijo que las familias ya no estarán supeditadas solo a los sorteos.
El presidente del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Sergio Zorpudes, expresó que la Provincia ve con mucho agrado que no sean solo los estados nacional, provincial y municipal los que construyan viviendas sociales. “Los recursos que contamos son limitados y por eso este proyecto es interesante”, expresó. El funcionario indicó que “mientras mantengamos las viviendas sociales con el mismo ritmo y que estos nuevos proyectos se sumen en el afán de reducir el déficit habitacional, lo vamos a apoyar fuertemente”. Zorpudes sostuvo que “en la medida que el Estado asuma por su cuenta la cuestión de la vivienda, el déficit habitacional no va a bajar. Es así que vemos con mucho agrado esta inyección que se hará en combinación con el sector privado”. 
El titular del IPV también le adjudicó especial importancia al incremento de crédito hipotecario. “Hacía mucho tiempo que no se daba esta situación y por ese motivo las familias salteña que no llegaban a determinados ingresos se veían impedidas de acceder a un techo propio”, dijo. Y remarcó: “En cambio ahora, con este abanico de posibilidades, hay mayores alternativas para los distintos segmentos, incluido para aquellos que tienen un ingreso mínimo en sus salarios”.
En ese sentido Zorpudes destacó que a partir de los nuevos programas habitacionales que se abrieron las familias pueden acceder a una vivienda por otros medios. “Desde siempre la gente estuvo supeditada a los sorteos del Instituto de la Vivienda, en cambio ahora tiene otras opciones”, dijo.

ESPACIO PUBLICITARIO