Unión Güemes, sacrificio y humildad de un plantel que hace todo a pulmón sin cobrar un peso



Los jugadores del plantel sólo se pueden llevar un "mango" en el bolsillo cuando juegan de local. Diego Hernán Pérez, el DT, de 33 años, le contó a El Tribuno la historia de una de las sensaciones del Torneo Federal C de la AFA. "Busqué jugadores con hambre con ganas de ganar algo, que tengan sacrificio, humildad, y no me fallaron. Hoy estamos en las semifinales gracias a ellos”. 

El sacrificio muchas veces tiene su recompensa como la de poder luchar por un ascenso; con poco, o con nada, pero a base de humildad los objetivos se pueden lograr. Para que esto ocurra se necesitan tener un cuerpo técnico, jugadores, y dirigentes alineados en el mismo sentido, en la misma dirección. Dicen que en el fútbol estas tres patas son fundamentales para lograr algo importante. 
En Unión Güemes, club que hoy está instalado en una de las semifinales del Federal C, y con posibilidades de ascender al B, una de esas patas está coja y es la dirigencial. Dentro de esa estructura de la CD hay divisiones y diferencias, sin embargo, esto no hace mella en los protagonistas de esta historia. “Acá nadie cobra un sueldo, la única plata que recibe el plantel es de las recaudaciones que hacemos de local. Esto es una cooperativa. Si la gente va a la cancha los jugadores pueden llevar algún dinero por jugar al fútbol, sino, termina el partido y se van con los bolsillos flacos, sin un peso”, detalló a El Tribuno el entrenador Diego Hernán Pérez, de 33 años, quien es acompañado por dos preparadores físicos y dos ayudantes de campo.
“Lucas Hidalgo tiene 26 años, y José Anaya, 21. Los dos son estudiantes de la carrera de Educación Física, uno está muy avanzado y con recorrido; el otro recién comienza este camino, pero los dos son una pata fundamental dentro de la estructura del cuerpo técnico. Estudiosos, comprometidos, profesionales un ciento por ciento. Se perfeccionan para que los entrenamientos no sean monótonos”, contó Pérez con orgullo.
Otro dato curioso es la de los ayudantes de campo: Ellos son Pablo Britos y Gustavo Home. “Me ayudan y, a la vez, son dirigentes también. Usan sus vehículos para ir a buscar a los seis jugadores que viven en Salta. Hacen todo para que al plantel no les falte nada más allá de la pobreza estructural con la cual contamos”, indicó el entrenador.

Acá nadie cobra un sueldo, la única plata que recibe el plantel es de las recaudaciones que hacemos de local. Esto es una cooperativa. Si la gente va a la cancha los jugadores pueden llevar algún dinero por jugar al fútbol, sino, termina el partido y se van con los bolsillos flacos, sin un peso”, detalló a El Tribuno el entrenador Diego Hernán Pérez
“Unión Güemes en una época fue un grande, tiene 100 años de historia, pero eso es pasado. Ahora no contamos ni con una cancha en buenas condiciones para entrenar. Nos faltan pelotas, y otros elementos que hacen a un mejor trabajo. ¿Pero sabe qué? Busqué jugadores con hambre, con ganas de ganar algo, que tengan sacrificio, humildad, y no me fallaron. Hoy estamos en las semifinales gracias a ellos”.
Diego Pérez muchas veces durante la semana no puede contar con todo el plantel para trabajar como él quisiera, “muchos de ellos trabajan, otros estudian, y se hace complicado. Nosotros entrenamos todos los días de 16.30 a 18.30 que es la hora en la cual la mayoría puede estar. Es complicado, por eso digo que estar en las semifinales es un milagro, pero, a la vez, un hermoso regalo para este grupo de trabajo”.
El próximo rival de Unión Güemes es Los Perales de Jujuy, un equipo igual de humilde que ellos. “Si conozco la historia de ellos también. Al igual que nosotros hacen todo a pulmón, será el choque de los humildes, el choque de dos equipos que buscarán hacer historia llegando a una final”, expresó a El Tribuno Pérez.
Por último el entrenador indicó: “No sabemos si vamos a llegar al ascenso, pero este torneo ya se comió clubes que tienen muchsímos recursos, pero sabemos que el sacrificio valió la pena”.

Fuente: El Tribuno de Salta - Mariano Gil



ESPACIO PUBLICITARIO