GRACIAS A LOS FERROVIARIOS, DOÑA BALVINA RECUPERO SU SILLA ELECTRICA





FERROVIARIOS Y SOLIDARIOS 
Fui testigo de un momento emotivo, en la entrega de la silla de ruedas eléctrica reparada a Doña Balbina Guzmán, aquí en la ciudad de General Güemes.
La actividad sencilla de entrega fue desarrollada en la casa de Balbina, donde ella esta postrada en una silla de rueda provisoria, que es su única movilidad, allí llegaron los “changos del Depósito ferroviarios”, a hacerle entrega de su ahora reparada la silla eléctrica. 
Luego de un pedido, que realizo Balbina en el noticiero de Canal 4, de la ciudad de General Güemes, solicitando que los “changos del depósito ferroviario”, si la pudieran arreglar su silla eléctrica, ya que se le rompió, y ellos ya habian arreglado otra de un joven guemense, ella no contaba con el recurso económico para afrontar el arreglo.

Gustavo Moyano, vio la nota en su casa y comenzó a llamar por teléfono a su compañero de trabajo, para que entre todos pudieran arreglar la silla de rueda eléctrica, ya que es la única movilidad de la abuela Balbina.
Al otro día, pasaron retirar la silla de rueda, y comenzó la reparación.

Los Ferroviario comentaron “No fue fácil reparar la silla, ya que estaba todo quemado el sistema del motor eléctrico, pero Gracias a Dios, que Pablo Britos, el electricista del Ferrocarril, pudo detectar las falla, y comenzó la reparación, aportamos de nuestro tiempo de descanso para poder raparla, ya que en el taller contamos con las herramientas necesarias, también tuvimos que comprar los repuestos, atreves de Internet, y todos hicimos la famosa vaquita para juntar el dinero” no quiso precisar el monto total que gastaron, manteniendo la reserva y la humildad de todos sus compañeros de trabajo.

Balbina Guzmán, estallo en lágrimas, cuando por fin vio de nuevo su silla de rueda, que le fue entregada por el Gobierno de Salta hace varios años, y por falta de mantenimiento y de dinero, ella no lo pudo reparar, ya que el costo de reparación supera los 8.000 pesos aproximadamente.

Balbina, es una anciana muy amada y conocida de nuestra ciudad, por su trabajo solidario hace muchos años, a pesar de su discapacidad, ella salía con su silla de rueda, acompañada por su marido Oscar, siempre atenta al prójimo, donde recolectaba ropa, ella misma la volvía aponer en condiciones para ser entregada, mercadería y tantas otras cosas mas, para las personas mas carente de recurso que ella misma.

“Estoy muy contenta, toda mi vida se lo agradeceré a los chicos, que me arreglaron la silla eléctrica, no tengo palabras de agradecimiento por lo que hicieron por mi” dijo Balbina muy emocionada por el trabajo solidario que realizaron los ferroviarios. 
Los Ferroviarios, que ya en una oportunidad también arreglaron la silla de rueda eléctrica de Néstor Corregidor, la silla que fue construida por los Técnicos de la Escuela Nikola Tesla, y le fue entregado donde también tuvo un desperfecto técnico después de mucho tiempo de transitar por nuestras calles.

“Realmente no pudimos hacer esto posible sin la colaboración de Walter Núñez, nuestro Jefe, la de Juan Siares, que volvió a hacer un motor eléctrico prácticamente y buscar por toda parte los repuestos, en Internet también, ya que es difícil de conseguirlo, la de Eduardo Gutiérrez, de Unión Ferroviaria, que estuvo siempre interesado colaborando en todo, Miguel Gutiérrez, nos ayudo mucho y aportando en lo económico” me contaba Gustavo, mientras Balbina no paraba entre lagrimas en los ojos de agradecer a los “changos del Deposito ferroviarios” como lo bautizo ya ella, que no es de menos, pues la alegría en sus ojos, lo demostraba, y porque otra vez los ferroviarios, salieron de los talleres a prestar colaboración a la sociedad, invertir de su tiempo de trabajo y descanso en la reparación de una silla eléctrica, como es de Balbina Guzmán.

FACEBOOK ULTIMAS NOTICIAS GUEMES

Oscar Serrano - kenny-s31@hotmail.com

ESPACIO PUBLICITARIO