MAESTROS SALVAN SU VIDA EN RUTA INUNDADA EN TUCUMAN



El dueño del vehículo regresó al lugar de la pesadilla para recuperar algunas pertenencias.


Sergio Martínez, uno de los docentes que ayer salvaron sus vidas milagrosamente, regresó al lugar donde el agua arrasó a su camioneta, en la que se trasladaba junto a otras cuatro colegas de la Escuela 295, en Alto El Puesto, localidad del departamento de Graneros.

El día después de la pesadilla, Martínez se dirigió al lugar donde tuvo que abandonar la Ford Ranger. El agua había bajado y el vehículo se encontraba enterrado en el barro. Las imágenes del momento fueron enviadas por un lector a través de WhatsApp.

En una charla con LA GACETASilvia Reinoso dijo que fue Martínez quien la sacó de la camioneta para salvarle la vida: "el agua corría por todos lados. Nuestro compañero nos sacó y nos llevó a uno arbolitos. La camioneta se había hundido de un costado. Yo tenía miedo, me negaba a bajar de la camioneta. Mi compañero me habló y me dijo que teníamos que salir. No sé de dónde me salió el coraje y lo seguí, me sacó de los brazos. Caímos en la orilla. Justo salimos".

El maestro logró sacar del rodado un machete y unas cuerdas con las que guió a sus acompañantes a una finca. "Era la única forma de salir. Nos alzaba y nos hacía cruzar los alambrados. No sé de dónde sacó tantas fuerzas", sostuvo Reinoso.

ESPACIO PUBLICITARIO