#Intolerencia: Un niño de 11 años fue discriminado por su religión en Salta




Un pequeño de 11 años que asiste a la escuela Indalecio Gómez sufre maltratos físicos y verbales de sus compañeros

SALTA (Redacción) —"Me castiga cuando yo no hice nada” dijo un niño de 11 años aterrado, confundido y por sobre todo incomprendido. No es el primero, ni será el último. La intolerancia del ser humano llega a niveles superlativos, de todos los rangos se discrimina y por cualquier razón. Sin embargo, un docente debe dar el ejemplo junto a los padres de cómo se debe respetar la diferencia. Este no es el caso. 

Una maestra de la Escuela Indalecio Gómez fue denunciada por discriminación ante el INADI por maltratar física y verbalmente a un alumno Testigo de Jehová.

El pequeño, de 11 años, se niega ir al establecimiento por el terrible bullyng que sufre por asistir con su biblia bajo el brazo. "A la seño no le gusta mi religión, me grita, me reta, me zamarronea, me pega por mi biblia y mi religión. No salgo mucho a los recreos, porque la seño me castiga cuando yo no hice nada. Mis compañeros me molestan, me tratan de gay, porque a mí me han operado de las amígdalas y hablo con una voz muy finita y se me burlan de mi religión,” contó Gabriel ante las cámaras de Canal 11. 

Su abuela explicó que el niño se siente muy desprotegido y que hasta lo sacaron del aula para realizarle un test psicológico. "Lo sacaron del grado, una maestra y una psicóloga, para hacerle preguntas. No tenía ningún permiso mío, ellos tienen mi celular para poder hablarme, pueden citarme,” dijo. 

Por su parte, su padre realizó varias presentaciones al director, quien a pesar de haber comprometido a velar por su hijo, nunca hizo nada. "Yo hablé con la señorita y me dijo no tiene ningún problema de que vaya a los medios porque tiene sus abogados,” expresó.

Fuente: El Intransingente 

ESPACIO PUBLICITARIO