SENTENCIA POLICÍAS GUEMENSES: Tras el Fallo Familiares estallaron en bronca




Entre gritos y llantos de dolor, recordaron que una de las víctimas está acusada de violación.

Salta: Ni bien la presidenta del Tribunal que condenó a los seis policías de Güemes, Carolina Sanguedolce, terminó de leer el veredicto, los familiares de los condenados que colmaban la sala de Grandes Juicios, estallaron en bronca.

Entre llantos de dolor y gritos desesperados, los familiares de Marcos Gabriel Gordillo, Héctor Raúl Gabriel Ramírez, Leonardo Esteban Serrano, Alberto Antonio Ontivero y Matías Eduardo Cruz acusaron a los fiscales y a los abogados querellantes de proteger a violadores.

Es que una de las víctimas de las torturas, Miguel Ángel Martínez, está acusado de haber violado a una niña, pese a que algunas pruebas descartaron su responsabilidad. Bajo esta circunstancia, y con la madre de la menor presente en el juicio, los familiares de los policías cuestionaron el fallo.

Pablo Cardozo, abogado de Ramírez, repudió el fallo: “el Tribunal falló para las cámaras, estamos totalmente descontentos con el fallo, todo el clamor del pueblo estaba reclamando que se haga justicia”, expresó.

Las defensas habían cuestionado la validez del video y, pese a que la justicia rechazó el planteo en dos oportunidades, luego del veredicto insistió en el punto explicando que hubo circunstancias procesales que negativizaron el valor del video, ya nunca apareció el original y porque
un perito dijo que está totalmente editado.


También sostuvieron que no puede asegurarse que las personas que salen en el video sean las mismas que fueron condenadas, porque “a algunos no se los puede ver claramente” y porque ni siquiera afirman que Martínez sea efectivamente una de las dos víctimas filmadas.

El abogado defensor de Cruz, José Antonio Solá Torino, criticó al Tribunal acusándolo de haber prejuzgado a los imputados y al fiscal por haber “falseado testimonios”.

TAMBIEN

Agregó que llevarán la causa hasta las últimas instancias ya que consideró que el fallo constituye una aberración: “¿cómo pueden condenar a un individuo como mi defendido al que la víctima lo reconoce de espaldas, después de un año, mientras nadie más lo reconoció?”, preguntó.

Marcos Gabriel Gordillo fue condenado a la pena de 12 años de prisión por imposición de torturas. En tanto a Héctor Raúl Gabriel Ramírez, Leonardo Esteban Serrano y Matías Eduardo Cruz a 11 años de prisión por el mismo delito. Roberto Barrionuevo, imputado por omitir la denuncia de tortura, fue condenado a 3 años de prisión condicional.

Fuente: La Gaceta de Salta

VIDEO: 


ESPACIO PUBLICITARIO