POLICIALES: Volvieron a actuar las “dormidoras” en Salta

Un remisero cayó en la treta de una joven pasajera, quien le convidó gaseosa de una botella. A raíz de la droga usada para dormirlo, el chofer estuvo internado tres días en terapia intensiva.

Miguel Ángel Jaureguina, un chofer de la empresa General Remise, de Villa 20 de Junio, estuvo por tres días internado en el hospital San Bernardo, tras caer presa de una “dormidora”, quien junto a otras cómplices le saquearon el auto y le robaron la suma de 300 pesos de sus billetera.

El atraco, según la denuncia del conductor, ocurrió la semana pasada cuando el chofer, de 54 años, fue abordado por una joven, quien realizó distintos viajes, siendo el último destino recordado por el remisero, el realizado al pasaje Zorrigueta al 800, en Villa Santa Victoria.

Jaureguina contó que la joven hizo subir a varias amigas, pero al arrancar perdió el conocimiento tras beber de la botella de gaseosa Coca Cola, que la joven pasajera manipulaba. Dijo que luego de tomar un sorbo, se desvaneció y cuando volvió en sí, ya estaba en el hospital.

No sólo eso, pues los médicos le informaron que llevaba tres días internado, primero en la sala de resucitación y luego en terapia intensiva, puesto que la droga utilizada para dormirlo fue demasiado fuerte y lo tumbo de tal manera, que no logra recordar qué pasó después de beber de la gaseosa.

Lo que sí pudo saber, por boca de sus compañeros de trabajo, es que la “dormidora” y sus amigas le robaron la rueda de auxilio, herramientas, documentación del rodado y su billetera, de la cual se apoderaron de la suma de 300 pesos, dinero que llevaba recaudado.

En cuanto a la “dormidora”, se pudo saber que se trata de una joven esbelta, de pelo castaño oscuro, ojos marrones, y que suele vestir de pollera rosado y musculosa,atuendo con el cual acecha a sus víctimas, por lo general remiseros y taxistas.

Fuentes policiales no precisaron qué tipo de droga fue la utilizada, aunque resaltaron que la sustancia podría haberle causa la muerte al conductor, pues al momento de entrar en acción, las “dormidora” no reparan en nada, mucho menos si sus víctimas tienen algún problema cardíaco u otra enfermedad.

Fuente: www.informatesalta.com.ar

ESPACIO PUBLICITARIO