AGUAS CALIENTES: Condenan a prisión perpetua a una pareja


Cerrillos:  Julio Lazarte fue asesinado en mayo de 2013. La Justicia sentenció a su exmujer y al novio de ella oriundos de Aguas Calientes.

SALTA:  Clara Adela Rivera y su pareja Nimio Portal Almasan oriundos de Aguas Calientes (Jujuy) fueron condenados a la pena de prisión perpetua por el crimen de Julio Lazarte, un peón tabacalero que fue ultimado en una finca de Cerrillos, a mediados de 2013. 
Clara Adela Rivera era la expareja de Lazarte, de quien estaba separado desde hacía cerca de cinco años, cuando ocurrió el homicidio. Para entonces, la mujer había iniciado hacía tiempo una relación amorosa con Almasan.
Hasta ayer, cuando se conoció la sentencia, no quedó en claro el motivo que llevó a la pareja a agredir hasta la muerte al peón.
La Sala I del Tribunal de Juicio integrada por los jueces Héctor Alavila, Martín Pérez y Federico Armiñana Dohorman halló a los imputados, coautores penalmente responsables del delito de homicidio doblemente calificado por la relación de pareja y alevosía. Ambos seguirán presos.

Hallazgo
El cuerpo sin vida de Lazarte, que trabajaba como tractorista, fue hallado el 16 de mayo de 2013, en el interior de la pequeña habitación en la que residía, en la finca Causarano, situada a la vera de la ruta provincial 29, conocida como Camino de los Vallistos, a cinco kilómetros al sur de Cerrillos. 
En la finca vivían al menos veinte trabajadores. Como los residentes no veían a Lazarte desde hacía varios días, la propietaria llamó a la Policía. La habitación estaba cerrada y se sentía un denso y fuerte olor. Efectivos policiales arribaron y abrieron una ventana y vieron una tétrica escena. El hombre estaba muerto, al lado de su cama y en avanzado estado de descomposición. 
Lazarte tenía una bolsa de plástico que le cubría la cabeza hasta el cuello.


Mortal golpe en la cabeza
Julio Lazarte falleció a raíz de un golpe mortal que recibió en la cabeza. El modo en que fue ultimado fue confirmado por la autopsia practicada por el doctor Ruiz de los Llanos, estudio que arrojó como resultado que el hombre había fallecido a causa de un traumatismo craneoencefálico grave.
Lazarte vivía en una pequeña pieza construida con adobe y techo de chapa, frente a las estufas de tabaco de la finca cerca de Cerrillos.
Los empleados del establecimiento agrícola donde ocurrió el hecho se mostraron conmocionados y atemorizados tras el crimen. "Somos varias las personas que vivimos aquí y trabajamos con plantaciones de tabaco y cultivo de maíz. Lo mataron como a un perro. Es terrible la situación", sostuvo un trabajador.


Fuente:  Diario El Tribuno de Salta Edición Digital  

ESPACIO PUBLICITARIO